Sugerencias

Cinco destinos cerca de casa para ir en busca del invierno perdido

Por  | 

Por norma general, cuando decidimos el lugar al que queremos viajar buscamos buen tiempo. Sin embargo, este invierno, uno de los más calurosos en Europa desde 1989, nos hace sentir la necesidad de ir tras la nieve, las bajas temperaturas y los paisajes gélidos.

La agencia de viajes online Rumbo presenta los 5 destinos más fríos de España y que además ganan enteros cuando aparece la nieve.

 

EL LAGO MÁS FRÍO DE ESPAÑA EN TORRE DE CABDELLA
El lago Estangento, ubicado en este pequeño pueblo ilerdense de menos de 1000 habitantes, ostenta el récord actual de temperaturas más bajas en España con -32ºC. En esa atmósfera invernal se encuentran algunas de las iglesias románicas más típicas de España, entre ellas Sant Martí de la Torre, Monumento Histórico Artístico. Los amantes de la naturaleza podrán disfrutar, además, del Parque nacional de Aiguas Tortas y del Lago de San Mauricio, con sus impresionantes riscos y meandros, torrentes, cascadas y frondosos bosques de pino negro. A 2000 metros de altura se puede coger el teleférico de Cabdella para contemplar todo el Vall Fosca.

 

UN CLÁSICO PARA PASAR FRÍO, CALAMOCHA
Este municipio de Teruel aparece, año tras año, en cabeza de los lugares más fríos de España. Además de bajas temperaturas, Calamocha cuenta con un alto patrimonio artístico y de interés cultural; prueba de ello son sus puentes romanos, castillos, torres mudéjares y casas solariegas. Cabe destacar su yacimiento paleontológico, uno de los enclaves geológicos más importantes de Europa. Además de Calamocha, la capital de la provincia también se sitúa entre los lugares más fríos, y por su cercanía, conviene ser visitada. Arte mudéjar y una catedral declarada Patrimonio de la Humanidad son sólo algunos de sus tesoros. Por supuesto, el Mausoleo de los amantes de Teruel en referencia a la famosa historia de amor es de visita obligada.

 

HISTÓRICA MOLINA DE ARAGÓN
En la provincia de Guadalajara y coronado en lo alto de una ladera por un castillo-alcázar se encuentra el siguiente destino. Repleta de iglesias y palacios, Molina de Aragón es una auténtica joya histórica de nuestro país y sus patios y callejuelas te permiten perderte por un pueblo que tiene encanto propio. Ya en las afueras encontramos varios lugares naturales que merece la pena visitar como el Parque Natural de Alto Tajo, donde se ubica El Barranco de la Virgen de la Hoz: -sus estrechos valles y laderas, que simulan cuchillos y agujas, lo hacen especialmente atractivo.

 

REINOSA, LA PUERTA DE CASTILLA EN CANTABRIA
Rodeada de altas y bellas montañas, Reinosa es el municipio más frío del Cantábrico, y también uno de los más bellos. Merece la pena fotografiarse junto a la iglesia de San Sebastián, del siglo XVIII y uno de los mejores ejemplos del barroco en Cantabria. A poca distancia encontramos el Parque Natural Saja-Besaya, zona perfecta para los amantes del senderismo y la flora: hayedos, robles, castaños y avellanos son un regalo para la vista. Es muy interesante acercase a Fontibre, a escasos 5 km, para ver el nacimiento del río Ebro, un lugar lleno de magia y en el que uno de los ríos más largos y caudalosos de España surge de la nada.

 

BURGOS, LA ANTIGUA CAPITAL
Mezcla de bella arquitectura y riqueza cultural es lo que nos encontramos en la capital burgalesa. El frío y, casi siempre, la nieve invaden sus calles en invierno, aunque no por ello es menos apetecible disfrutar de su fantástico patrimonio. – Destaca, entre todas sus iglesias, plazas y paseos, la catedral de Santa María la Mayor, templo gótico declarado Patrimonio de la Humanidad y lugar donde se encuentra la tumba del Cid Campeador. Es aconsejable subir al mirador del cerro San Miguel, desde donde se divisa toda la ciudad, y una vez allí descubrir su castillo: murallas y galerías subterráneas son una auténtica joya.

Descarga aquí la nota en pdf